PROSA APRISA

Arturo Reyes Isidoro

0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Un sexenio de seis años y seis meses

México es uno de los países donde la transición, el periodo en que triunfa un presidente y entra en funciones, es más larga: cinco meses. Esa larga prórroga política rige también para Veracruz. Qué tiempo pasa en otros países para que asuma el cargo un nuevo mandatario:
lunes, 6 de agosto de 2018
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
México es uno de los países donde la transición, el periodo en que triunfa un presidente y entra en funciones, es más larga: cinco meses.

Esa larga prórroga política rige también para Veracruz.

Qué tiempo pasa en otros países para que asuma el cargo un nuevo mandatario:

Grecia: 24 horas.

Reino Unido: 5 días.

Francia: 15 días (aunque François Hollande tomó posesión en 9 días).

Alemania: su periodo puede ir de 21 días a 1 mes.

España: 32 días.

Argentina: 45 días.

Estados Unidos: 2 meses.

Brasil: 2 meses.

Rusia: 2 meses.

Venezuela: 3 meses.

México: 5 meses.

Bélgica: 540 días.

La costumbre política en Veracruz estableció que una vez que ganaba la elección, un candidato a gobernador mantenía bajo perfil hasta en tanto asumía constitucionalmente el poder, para no hacer "sombra" al gobernante que se iba.

Esa práctica se respetó en especial porque durante 86 años hubo continuidad de gobernantes priistas.

En 2016 la etapa de transición la usó el actual gobernador Miguel Ángel Yunes Linares más para hacerla de policía y de agente del Ministerio Público persiguiendo a Duarte y su pandilla que en empezar a trabajar en contacto con la población en sus propias comunidades.

En dos años la situación ha dado un vuelco de 180 grados con el triunfo de prácticamente un civil académico, con sólo alguna experiencia legislativa (sólo había sido diputado federal una vez y candidato a gobernador perdedor) y ninguna administrativa, una figura ajena al político tradicional.

Por lo que estamos viendo, el sexenio de Cuitláhuac García no será de seis años sino de seis años y seis meses, porque está llenando ya el espacio que inexplicablemente ha descuidado, o porque ya no tiene nada que ofrecer a los veracruzanos, Miguel Ángel Yunes Linares.

El gobernante electo de izquierda está más que activo, recorre el Estado, se reúne con representativos de los más diversos sectores, ya está haciendo anuncios de obras e inaugurando otras como si él fuera el que estuviera en ejercicio constitucional.

Es importante hacer notar que también a diferencia de sus inmediatos antecesores, que casi redujeron el estado de Veracruz a sólo Xalapa y la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, donde concentraban sus actividades, Cuitláhuac está yendo en especial a las zonas más olvidadas o marginadas.

O sea, se está apartando de los grandes y costosos salones del World Trade Center de Boca del Río, o de algún hotel caro de la zona conurbada o de la capital del Estado.

El sábado estuvo en Moloacán, un municipio pequeño del sur, cercano a Coatzacoalcos, y de ahí viajó por tierra a La Chinantla (también connocido como Poblado 10), cabecera del municipio de Uxpanapa, uno de los más alejados del sur de la entidad, donde hizo el anuncio de una carretera para comunicar a los habitantes de esa demarcación con los de Nanchital y Las Choapas, un viejo proyecto que también intentaron Fidel Herrera, Javier Duarte y Miguel Ángel Yunes pero que no pasaron del puro anuncio.

Ayer domingo viajó al poblado Los Altos, municipio de Ayahualulco, en los alrededores del Cofre de Perote, y si continúa así seguramente habrá de recorrer en su sexenio y seis meses no sólo las cabeceras de los 212 municipios sino cientos, acasos miles de comunidades que nunca antes habían sido visitadas por un gobernante estatal.

No hay otra forma de gobernar bien que mantenerse cerca de la población y conocer de cerca sus carencias y necesidades, además con todo el tiempo disponible porque, que se sepa, no viaja en helicóptero ni en avioneta o avión y por lo tanto no lo urgen a que acabe ya porque pueden correr el riesgo de no despegar para el regreso o de encontrar cerrado el aeropuerto en el Lencero para el aterrizaje.

En su sexenio, Javier Duarte no visitó ni siquiera la mitad de los municipios veracruzanos, cosa que tampoco hizo como candidato, o sea, no conoció ni siquiera la mitad del territorio estatal.

Del actual gobernante no se ha hecho la numeralia pero creo que es mucho menor aunque tiene la atenuante de que su administración ha sido de solo dos años y para su colmo su mayor empeño fue en sacar adelante la candidatura de su hijo en lugar de gobernar como Dios manda.

Dante Delgado no sólo recorrió mucho todo el Estado sino que prácticamente conocía a todos los veracruzanos pues literalmente se metía hasta la cocina de las familias a las que visitaba y a todos los citaba por su nombre.

Fidel Herrera fue otro gobernador que también peinó el territorio estatal.

Me atrevo a pensar que ahora, a tono con la intención del próximo gobierno federal que encabezará Andrés Manuel López Obrador de tratar de equilibrar las oportunidades dándoselas a quienes han estado en desventaja, para reducir la pobreza, arraigar a la gente en sus comunidades y evitar la migración a las grandes ciudades y a Estados Unidos, Cuitláhuac enfocará más su atención a las zonas con gran potencial natural pero que han estado descuidadas u olvidadas porque la atención de los gobiernos se ha enfocado de preferencia en las grandes ciudades.

Sus primeros recorridos como gobernador electo pueden ser un adelanto del estilo del gobierno que se instalará el próximo 1 de julio: sacar del olvido a las comunidades marginadas, explotar con fines productivos sus recursos, activar las economías locales y regionales y lograr el desarrollo de pueblos ancestralmente caracterizados por la pobreza.

Ahora sí, como comúnmente se dice, ya le ganó el mandado al gobernador Yunes.

No deja de llamar la atención que algunos alcaldes (pronto serán la mayoría y después todos) le estén dando sus obras para inaugurar al gobernador de Morena e ignoren al del PAN.

Ahora sí buscan a los que agraviaron
Llegaron en el actual gobierno con tremendos aires de prepotencia. Ahora quieren permanecer y buscan la forma, como en Radiotelevisión de Veracruz (RTV), donde los yunistas que actuaban con autoritarismo y trataban con la punta del pie a los trabajadores ya buscaron afiliarse al sindicato.

Los muchachos dirigentes sindicales, que son decentes, les dijeron que sí, que no hay inconveniente, pero que de ninguna manera los van a defender cuando les llegue su cese (se sabe que ellos mismos van a pasar la lista a los nuevos directivos de quiénes son los que impusieron solo su punto de vista sin conocer nada de radio ni de televisión).

En la Coordinación de Comunicación Social algunos trabajadores muestran ya copias de oficios que les daban dizque para que cubrieran actividades del gobernador pero en realidad los enviaban a operar para el candidato del PAN a la gubernatura.

No se explican que hacen ahí entre 60 y 80 operadores de redes sociales y de dónde sacan dinero para pagarles, ni porqué el contralor interno no reportó que el actual titular Elías Assad nunca solicitó licencia al cargo y menos renunció cuando se fue a operar en la campaña del candidato panista.

Saldrán a relucir documentos.

El miércoles intentarán sacar los magistrados
Será el miércoles cuando el yunismo azul buscará sacar adelante su último gran tema en el Congreso local pues intentará que se nombre a los nuevos magistrados del Tribunal Superior de Justicia.

Confían en que lo harán porque presumiblemente tienen 6 de los 10 votos de la Comisión Permanente. Habrá que ver la reacción de la oposición.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion