AL PIE DE LA LETRA
Raymundo Jiménez

0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Inteligencia, lapsus y soberbia

A casi dos semanas de que concluyan las campañas y a solo 21 días de la elección, en Veracruz, de los tres principales candidatos a la gubernatura, el priista Pepe Yunes Zorrilla es el único que se ocupa por cumplir con la necesidad de ofrecer propuestas sensatas de gobierno a la ciudadanía, ya que los demás contendientes siguen entrampados en una disputa orientada a las descalificaciones mutuas que rayan en la monotonía incapaz de involucrar al electorado.
lunes, 11 de junio de 2018
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
A casi dos semanas de que concluyan las campañas y a solo 21 días de la elección, en Veracruz, de los tres principales candidatos a la gubernatura, el priista Pepe Yunes Zorrilla es el único que se ocupa por cumplir con la necesidad de ofrecer propuestas sensatas de gobierno a la ciudadanía, ya que los demás contendientes siguen entrampados en una disputa orientada a las descalificaciones mutuas que rayan en la monotonía incapaz de involucrar al electorado.

Y es que la enfermiza obsesión de Miguel Ángel Yunes Márquez por liquidar al morenista Cuitláhuac García Jiménez, su adversario a vencer, ha exhibido la naturaleza intolerante y discriminatoria del "hijo del gobernador", rasgos propios de la soberbia de quien como primogénito ha sido consentido en el opulento seno familiar.



En el intento por ridiculizar al abanderado de MORENA, el propio "Chiqui" Yunes ha resbalado en par de ocasiones. Primero, el 17 de mayo, durante el debate de la radiodifusora XEU de Veracruz, el ex alcalde boqueño intentó humillar a "Cui" al presumirle su Foro Boca: "para que vayas a oír a mi Filarmónica, a la que yo creé en el 2014; a mi Foro, y que realmente te cultives un poquito porque se ve que te hace falta."

Esa misma prepotencia, al sentirse dueño de las instituciones, se replicó el pasado viernes en el marco del conversatorio organizado por colectivos de madres y familiares de desaparecidos.

Ahí, una reportera sugirió un saludo entre ambos candidatos, lo que fue rechazado por el empoderado junior con la expresión "yo no hablo con gente corriente".

Cuitláhuac ha resuelto las provocaciones restándoles importancia, pero a su vez le ha asestado señalamientos puntuales al "hijo del gobernador" como sucedió en el debate del miércoles anterior convocado por la Coparmex.

Pero el punto desfavorable para el candidato morenista fue el lapsus que se viralizó por su equívoca referencia al "bodoque de Andrés Manuel".

Las redes sociales lo ridiculizaron y ese momento incómodo habría hecho dudar a muchos de sus simpatizantes que no le ven talla de hombre de Estado sino de compañero de parranda, como revelan algunos sondeos hechos entre la juventud xalapeña.

Ante estos yerros y actitudes arrogantes de ambos contrincantes, ha comenzado a sobresalir la figura de Pepe Yunes, quien no ha caído en ninguna provocación ni pifia y tampoco se ha mostrado soberbio ni majadero.

Su campaña sigue basándose en las propuestas que sustenta su impecable trayectoria de más de 20 años en el servicio público.

Con cifras puntuales, apego a la normatividad institucional y proponiendo la máxima optimización del recurso presupuestal, Yunes Zorrilla ha sido quien mejor se ha desenvuelto en los debates realizados hasta el momento.

El último que organizará el OPLE será este viernes 15 en el Museo de Antropología de Xalapa. Se prevé que la tendencia se confirme y que la inteligencia del priista se imponga ante el lapsus y la soberbia que los demás contendientes han exhibido.



Urge Giuliani... ¡O quien sea!
Por cierto, para abatir los altos índices de inseguridad que últimamente se han disparado en Veracruz -aunque el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares se ufanó hace 15 días de que en la capital veracruzana y en el resto de la entidad había "disminuido notablemente la delincuencia" porque, según él, "hay cada vez menos nota roja en Xalapa y en general en el estado"-, ¡urge que venga ya, ya, ya, el ex alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani!, a quien el candidato del frente PAN-PRD-MC, Miguel Ángel Yunes Márquez, anunció que contrataría como su asesor en materia de seguridad pública si gana la gubernatura en las elecciones del 1 de julio próximo.

Y es que, por ejemplo, el arzobispo Hipólito Reyes Larios reveló al término de la homilía dominical en la catedral metropolitana, que un sobrino suyo fue secuestrado la semana anterior, mientras que en Tlapacoyan, la tarde-noche de este mismo domingo, decenas de habitantes bloquearon los accesos a esa cabecera municipal, incendiaron neumáticos y se armaron con piedra y palos para protestar ante la policía local por los crímenes de tres mujeres ocurridos en las últimas 72 horas.

¿A poco de veras tendremos que esperar hasta que el junior herede el poder para que en el estado la seguridad pública comience a mejorar?

¿Qué candidato a gobernador fue el que en su campaña electoral de 2016 prometió que en los primeros seis meses de su mini administración disminuiría a la mitad los índices criminales porque él era el único de los aspirantes a la gubernatura que tenía más experiencia en esta materia?

¿El electorado veracruzano lo recordará y volverá a votar por el candidato de su partido que casualmente es su hijo y hasta lleva su mismo nombre por ser su primogénito?

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Columnas Anteriores