Línea Caliente

Edgar Hernández

0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
¿Y los indecisos, apa?

Para los pejezombies que están ciertos que el primero de diciembre no habrá otro presidente que Andrés Manuel López Obrador de la mano de del futuro gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García y para aquellos que están ciertos que el hijo de Miguel Angel Yunes ya tiene en la bolsa la gubernatura, deberían pensarlo dos veces.
martes, 29 de mayo de 2018
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
¡Pepe Yunes, tras el voto silencioso!

Para los pejezombies que están ciertos que el primero de diciembre no habrá otro presidente que Andrés Manuel López Obrador de la mano de del futuro gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García y para aquellos que están ciertos que el hijo de Miguel Angel Yunes ya tiene en la bolsa la gubernatura, deberían pensarlo dos veces.

Convendría revisar la numeralia de los abstencionistas e indecisos que reportan las casas encuestadoras y que el para el caso de Veracruz oscilan entre el 32 y 47% de los 5.8 millones de votantes, es decir, entre 1.8 y 2.3 millones que podrían decidir siempre sí ir a las urnas o cambiar su preferencia electoral a la mera hora.

Y no se trata de milagros.

Habría que observar los números que trae la empresa "Pop Group" levantada del 3 al 10 de mayo que revela que un 47 por ciento de los electores podrían cambiar su preferencia electoral y refirieron que esta decisión la tomarían al final de la campaña.

En el caso de los no votantes -32%- señaló que su decisión de participar la tomarían hasta que la elección esté más definida y sepa quiénes son los dos primeros lugares.

Incluso señala que decidirían hasta el día de la elección.

Ello descarta en modo alguno la tendencia mediática de que para el caso Veracruz, el hijo del gobernador, el famoso "Chikiyunes", va diez puntos arriba en las encuestas y que es el indiscutible ganador, según su encuestadora de cabecera Massive Caller, o que Cuitláhuac García, va diez puntos arriba, según Morena, que no muestra encuestadora alguna que avale, pero que garantiza que arrasará.

Peor aún que el abanderado del PRI-Verde, Pepe Yunes, según los sondeos de opinión del PAN y Morena, va en tercer lugar con seis puntos frente a los 32 de los promocionados, cuando en el ámbito de la opinión pública queda altamente reconocida la personalidad, trayectoria y experiencia de quien hoy pretenden arrinconar en último lugar.

No hay que olvidar que el último podría ser el primero.

No vaya a ser que ese voto silencioso, el voto de última hora y el voto de quien recibió despensas y dinero, cuando llegue a la urna, se decida por Pepe a quien hoy se coloca como el "patito feo" de la contienda.

No se les vaya a voltear el chirrión por el palito.

Ya solo faltan 34 días para la hora cero y en el escenario los nubarrones se van despejando:

Queda claro el desesperado intento del gobernador Yunes Linares por allegarse votos de última hora con acciones electoreras como es el caso Karime; más claro aún que el Peje con acciones de última hora adelanta que su hijo putativo Cuitláhuac García lleva 10 puntos arriba sin mostrar mayores elementos que sus gritos destemplados, y muy sospechos observar a Pepe Yunes en ese pan pianito, en esa certeza del voto leal y silencioso, confiando en que no le falle el voto duro priista y los veracruzanos tengan presente el primero de julio lo que ha hecho por Veracruz en 20 años.

Y que más quisiéramos los tres apologistas de la exmorena July Sheridan que anda como Magdalena denunciando abusos de poder, discriminación y quejas sin límite asumiendo que nadie la quiere tras el triste espectáculo que dio en el primer debate.

Sin embargo ese uno por ciento de simpatía -25 mil veracruzanos ante más de ocho millones en 212 municipios que no la pelan- la mata y la sepulta esa foto donde aparece con el gobernador y su hijo en lujoso jet, en aparente acuerdo.

La condena además su lenguaje, argumentos y retahíla de ataques y cuestionamientos por mandato contra su ex jefe Cuitláhuac García, así como su arrodillamiento ante el PAN y el propio gobernador, nada digno para quien aspira a gobernar Veracruz.

¡Así no!, dirían los clásicos.

Ese es, en fin el panorama cada vez más claro a días de la gran decisión.

Tiempo al tiempo.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion