0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Tus orgasmos pueden ser una alerta sobre tu estado de salud

Agrandar
La ansiedad y la presión de llegar al clímax, para la mayoría de las mujeres puede llegar al grado de impedirles tener un orgasmo.
jueves, 12 de abril de 2018
Por: Agencias
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
La palabra «orgasmo» viene del griego «orga» cuyo significado es «hervir, arder». Y no es de extrañar, porque se trata de un placer absoluto y fulminante.

El orgasmo femenino se alcanza con fuerza tras un período de excitación.

En el caso de algunas mujeres llegar al punto de placer máximo puede dificultarse, no por tener un mal desempeño ni por problemas físicos, sino mentales.

Y es que la ansiedad y la presión de llegar al clímax, para la mayoría de las mujeres que no lo han logrado, puede llegar al grado de impedirles justamente eso.

También, existen problemas de salud que están relacionados con esta dificultad y que deben ser tomados en cuenta.

De acuerdo a Grupo Fórmula, el sistema nervioso puede tener un impacto importante en los orgasmos, pues requieren una función neurológica saludable en la región genital; cuando los genitales se estimulan, el orgasmo requiere un mensaje entre la espina dorsal y el cerebro.

Padecimientos como esclerosis múltiple, epilepsia y otros desórdenes, pueden ser un factor para no lograr el clímax o que la intensidad de este sea débil.

Asimismo una enfermedad vascular periférica puede reducir la circulación de la sangre en las extremidades; ya que la circulación de la sangre y contracciones musculares determinan la intensidad del orgasmo de la mujer.

Enfermedades como la diabetes o colesterol alto, disminuyen la circulación sanguínea.

Otros factores que impiden tener un orgasmo son los altos niveles de testosterona y estrógeno, los cuales están presentes en los métodos anticonceptivos, disminuyendo la sensación nerviosa a través de la región del clítoris impidiendo sentir placer durante una relación sexual.

Cabe señalar que la depresión y otros problemas de salud mentales influyen en gran medida en la baja posibilidad de llegar al clímax, incluso disminuyen el apetito sexual.