Desde el café

Bernardo Gutiérrez

0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Ricardo Anaya igual de corrupto

Quienes comparan la persecución que sufrió Andrés Manuel López Obrador en 2006, con la embestida de la PGR al candidato del Frente, Ricardo Anaya, no tienen ni la menor idea de lo que dicen. Cuando fue jefe de gobierno del DF, López Obrador fue acusado de desacato a un mandamiento judicial por la presunta invasión de un predio.
martes, 6 de marzo de 2018
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Quienes comparan la persecución que sufrió Andrés Manuel López Obrador en 2006, con la embestida de la PGR al candidato del Frente, Ricardo Anaya, no tienen ni la menor idea de lo que dicen.

Cuando fue jefe de gobierno del DF, López Obrador fue acusado de desacato a un mandamiento judicial por la presunta invasión de un predio.



La acusación no tenía ningún sustento jurídico, pero Vicente Fox y Santiago Creel presionaron al Congreso para que desaforara al tabasqueño.

Esto ocasionó la ira ciudadana que se manifestó en una mega marcha que catapultó al Peje a alturas que ni él mismo llegó a imaginar.

Andrés Manuel llegó sobrado a la contienda electoral de ese año, pero el slogan "Peligro para México" impulsado desde el war room de Felipe Calderón, combinado con una serie de desafortunadas frases como el famoso "Cállate chachalaca", echaron por la borda sus sueños de terciarse la banda presidencial.

De aquello han pasado 12 años y tan inocente fue el Peje, que hasta el momento no se ha vuelto a hablar del tema.

En el caso del panista Ricardo Anaya, la cosa es diametralmente opuesta.



Este chamaco es señalado por la PGR de haber vendido un terreno mediante empresas fantasma que le dejó una ganancia de 54 millones de pesos.

Aparte de que evadió impuestos lo que se considera una falta grave, también es señalado de haber lavado dinero, lo que es un delito más grave.

Desde fines del 2016 la PGR comenzó a rastrear la travesía de esos millones que literalmente viajaron por medio mundo para regresar otra vez, bien lavaditos, a los bolsillos de Ricardo.

¿Por qué no lo denunció en ese entonces la dependencia federal?

Porque Ricardo y Enrique Peña Nieto andaban de luna de miel gracias al apoyo que el panista brindó a las reformas estructurales del priista.

Tan bien estaba la relación que el PRI y EPN lo dejaron hacer porque lo pensaron dócil y manejable. Y ese fue su error.

O el PRI y el presidente cerraron los ojos ante las evidentes traiciones de Ricardo hacia sus compañeros panistas, o simplemente no las quisieron ver.

Ricardo mostró otra faceta de su perfidia cuando el año anterior rompió groseramente con el gobierno en general y con Enrique Peña en particular.

Hay quienes aseguran (aunque sin comprobarlo) que gracias a sus truculencias el tricolor estuvo a nada de perder la gubernatura en el Estado de México frente a la candidata de Morena, Delfina Gómez.

Lo que si es cierto es que un enviado de Los Pinos le dijo al chamaco: "Dice el presidente que de él te vas a acordar".

Y vaya que se está acordando.

Nadie duda que detrás de los señalamientos de la PGR está la mano de Peña Nieto.

Pero tampoco hay duda que Ricardo Anaya cometió un ilícito que le ha permitido viajar una vez por semana a Atlanta donde tiene una propiedad en la que viven su esposa e hijos, otra casa en México y sus gastos semanales son de 40 mil dólares.

Beneficios que no empatan con el sueldo que ganó como empleado de un gobernador, diputado federal y presidente del PAN.

¿Que es una persecución política en su contra? ¡Pero por supuesto que sí! ¿Qué esperaban del PRI en tiempos electorales?

Sólo que a diferencia de la que sufrió Andrés Manuel, en ésta existe la presunción de un delito grave cometido con premeditación, alevosía y ventaja, por un individuo que presume de impoluto, cuando es tan corrupto como la mayoría de las personas que critica.

bernardogup@hotmail.com

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion