Los Políticos

Salvador Muñoz

0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Amor y política

Si se tiene en la memoria reciente un hecho que describa al amor en la percepción que se tiene de este 14 de febrero, yo me quedaría con el par de amigos dándose un beso apasionado en lo alto de las gradas con vista al mar, en el Carnaval Jarocho. Qué miradas tiernas ni qué ocho cuartos, qué manita sudada ni qué nada, qué intercambio de frases tan llenas de ternura.
miércoles, 14 de febrero de 2018
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Si se tiene en la memoria reciente un hecho que describa al amor en la percepción que se tiene de este 14 de febrero, yo me quedaría con el par de amigos dándose un beso apasionado en lo alto de las gradas con vista al mar, en el Carnaval Jarocho.

Qué miradas tiernas ni qué ocho cuartos, qué manita sudada ni qué nada, qué intercambio de frases tan llenas de ternura.

Si hay algo que describa la pasión de una persona por otra, a fuerza que debe ser expresado esto con el ósculo, como el que se dieron estos hombres que maravillaron a la concurrencia que ni tarda ni perezosa, se rindió a este tributo a San Valentín compartiendo fotos y videos del momento...

Ha de disculpar el lector, pero la fecha lo amerita y creo que igual, las condiciones del estado, tan lleno de zozobra, de malestar, de resentimiento, obligan aún más, a hablar del amor y sobre todo, cuando hasta en nuestros políticos ya se habla de una República amorosa, donde se ha de perdonar hasta al mismo Carlos Salinas de Gortari.

¡Ah, claro! El amor es perdón, parafraseando a José Luis Perales...

Por ello, es necesario que se conozca los diferentes tipos de amor y no nos referimos a los que los antiguos griegos veían: eros, ágape, philia y storgé... no, nos referimos a los nuestros que a continuación expongo:

* Amor apache: Nada que ver con el matrimonio de Ricardo "El Apache" García Escalante y Ximena Azuara Romero; más bien se refiere uno a esa extraña relación que guardan algunos panistas ¡con otros panistas! como es el caso de Cinthya Lobato Calderón con Sergio Hernández y Maryjosé Gamboa; a ello agregue a José Manuel Siu Vargas, quien de plano ya ocupa un lugar en el corazón de la diputada Lobato Calderón después de que la sacara del grupo de Whatsapp.

* Amor a la camiseta: Pues se habrán dado su "tirito" Maryjosé Gamboa y Ana Laura Pérez Mendoza, pero si hay algo que las une, por supuesto que debe ser su amor a la empresa para la que laboran: Notiver.

* Amor a la antigüita: Quizás educado por los arcanos, es que Américo Zúñiga mantiene vigente ese amor por las viejas costumbres... que hacen que Carlos Brito, Manuel Ramos Gurrión y Gonzalo Morgado Huesca todavía anden haciendo de las suyas en el PRI.

* Amor...didas: Sin lugar es la expresión más natural que se vive en el Partido Nueva Alianza, donde por un lado hay quienes sonríen a Mérida Mar y por otro, hay quienes le pelan los dientes a Ruth Callejas.

* Amor al prójimo: Aunque no lo crean, muchos priístas son los que desbordados por la pasión de Eros, se han ido de nachas completamente con su prójimo... bueno, así ven a López Obrador: como el "prójimo prejidente".

* Amor platónico: Es el que tienen algunos militantes por su partido... aclaro, no se confunda este amor con el del griego; éste es el amor ¡por la plata! pero no podíamos ponerle "amor platánico" porque podría prestarse a malas (o buenas, ya no se sabe) interpretaciones o en ese caso, "interpelaciones": Por el PRI, Miguel Macias; por el PAN, Chico Fuentes; por el PRD, Manuel Bernal; por Morena, Manuel Huerta, y con mención honorífica, Sebastian Reyes, reciente adquisición del PAN.

* Aunque si hay algo que debe ser horrible en estas fechas, eso seguro es ¡el Amor no Correspondido! y se da más en aquellos militantes cuyos partidos los batearon en sus intenciones de ser candidatos, como el caso de Carla Enríquez Merlín, por citar un ejemplo.

* Pero si hay un amor que destacar, es el de Fidel Herrera Beltrán por Veracruz... ¡puro amor de lejos! porque de pen...itente asoma la cara.

Al final, insisto, yo me sigo quedando con el par de vatos amorosos del Carnaval...

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Columnas Anteriores