0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Viajes de trabajo, una oportunidad para los infieles

Agrandar
Cada vez más los hombres y mujeres engañan a su pareja cuando tienen que salir de la ciudad por motivos laborales
viernes, 10 de noviembre de 2017
Por: Agencias
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Estar fuera de casa, conocer gente, contar con mucho tiempo libre,y estar en un lugar en donde nadie te conoce, es una de las ventajas que nos regala el viajar.

Y cuando estamos casados y lo hacemos por motivos laborales, los reclamos por parte de nuestra pareja a veces no existen.

De hecho, la abogada neoyorquina Sy Reisman, quien se dedica a asuntos legales, dice que cada vez es más común que las personas que viajen por motivos laborales decidan tener relaciones alternas, opten por buscar el amor en lugares equivocados y por razones que en la mayoría de los casos carecen de lógica.

Algunos hombres y cada vez más mujeres, dicen que engañan a su pareja porque con tanto viaje se sienten solos.

De hecho esta situación ya había sido motivo de estudio, Bonnie Eaker Weil, una especialista en terapia de relaciones escribió dos libros sobre esta materia asegurando que es más común de lo que muchas parejas pueden pensar.

Los tipos de llamada que más recibo son las que me dicen: mi esposo/a está de viaje y yo creo que ella/él me está engañando con otra persona.

Y la respuesta habitualmente es sí.

Cuando se presenta la oportunidad de conocer a otras personas y dar paso al romance, son pocas las personas que se rehusan a aceptarlo. De hecho hasta ha llegado a considerarse que los viajes de trabajo son un reto a la lealtad.

Más del 50% de las mujeres casadas y aproximadamente el 70% de los hombres casados engañan a su pareja en algún momento.

Los viajes de trabajo realizados con bastante frecuencia pueden llegar a hacer más grande el problema de la infidelidad. Y para sorpresa de muchos no son los grandes ejecutivos los que se sienten tentados a traicionar, por tener más recursos económicos, son los profesionales y trabajadores medios que por razones laborales tienen que desplazarse de manera frecuente dentro o fuera del país.

La química del cerebro es afectada por el estrés, el cambio de clima a veces y la separación de la familia. Cuando se sienten solos, los viajeros tienen la tendencia a beber más.

Y el alcohol reduce las inhibiciones y hace que se libere una cascada de hormonas.

La especialista Wei, aseguró que cuando la gente tiene mucho tiempo a su disposición trata de llenar de alguna manera los espacios vacíos.

"El estrés, la pérdida o la separación de alguien crean una ansiedad bioquímica por relacionarse".

Una de las justificaciones más comunes de los traidores es que sus relaciones amorosas son pura atracción física, para satisfacer las necesidades del cuerpo y no tienen nada que ver con el cariño que le tienen a su esposa o el compromiso hacia su familia.

No es necesario que ellos sean infelices. Quedan atrapados por la situación del momento, quizás un ambiente romántico en algún lugar en el extranjero, hacer turismo, la música, la cultura o la comida del lugar.

Sin embargo estas traiciones siempre quedan descubiertas, ya que las cuentas de gastos realizados con sus tarjetas de crédito o las llamadas hechas con sus teléfonos celulares delatan al infiel.

Algunos terapeutas les recomiendan a todos los hombres y mujeres que viajan por trabajo y que no desean caer en la tentación llevar siempre en la billetera una foto de su esposa (o) en una pose sensual.

En caso de que viajen con una compañera (o) de trabajo del sexo opuesto, no tomen bebidas alcohólicas, eviten el coqueteo y no hagan salidas juntos o pasen tiempo en la habitación de uno o de otro.

Otra de las cosas que ayudan es preguntarse ¿vale la pena arriesgar mi matrimonio por unos minutos de placer?.