Desde el café

Bernardo Gutiérrez

0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
¿Y si Ricardo Anaya apoya a Dante para la gubernatura?

Hasta antes de la renuncia de Margarita Zavala al PAN; ese partido estaba en reales posibilidades de volver a Los Pinos llevándola a ella como abanderada. Desde hace dos años en que anunció su intención de jugar por la presidencia, Margarita se convirtió en una aspirante fuerte y sólida, más mucho más de lo que en su tiempo lo fueron Rosario Ibarra, Patricia Mercado y la gris Josefina Vázquez Mota.
lunes, 9 de octubre de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Hasta antes de la renuncia de Margarita Zavala al PAN; ese partido estaba en reales posibilidades de volver a Los Pinos llevándola a ella como abanderada.

Desde hace dos años en que anunció su intención de jugar por la presidencia, Margarita se convirtió en una aspirante fuerte y sólida, más mucho más de lo que en su tiempo lo fueron Rosario Ibarra, Patricia Mercado y la gris Josefina Vázquez Mota.



También desde hace dos años ocupa la punta en las encuestas serias del país, sólo debajo del eterno Andrés Manuel López Obrador.

Pero la ventaja que le lleva el Peje no es imposible de remontar.

En fin, la mesa estaba puesta para el banquete pero el líder del PAN, Ricardo Anaya llegó a jalar el mantel.

Y es que el inexperto chamaco no entendió la ecuación panista que era bien sencilla: se trataba que el PAN apoyara con todo a Margarita mientras Ricardo se preparaba para ser candidato en el 2024, con lo que panismo se hubiera podido chutar otros 12 años en Los Pinos a partir del 2018.

Pero al chamaco le ganó el ansia y las prisas. Con la renuncia de Margarita nadie duda que estará en las boletas el próximo año como abanderado del Frente Ciudadano, pero nadie apuesta un cacahuate por su victoria.



Astuto como es, ha buscado agenciarse voluntades para su causa, pero éstas cuestan. ¿Qué hará con Veracruz cuando dos sujetos que son enemigos irreconciliables y buscan un mismo objetivo le cobren los favores que le han hecho?

Ricardo Anaya le debe mucho a Miguel Ángel Yunes Linares y también tiene una deuda pendiente con Dante Delgado, que le ofreció su partidito para armar junto con el PRD el aguado Frente Ciudadano.

Yunes Linares quiere que su hijo sea el próximo candidato a la gubernatura de Veracruz y Dante también quiere lo mismo, pero para él.

Como presidente del PAN aliado a Movimiento Ciudadano, ¿qué hará Ricardo Anaya cuando se vea ante la disyuntiva de escoger candidato para Veracruz?

Si opta por la candidatura de Miguel Ángel hijo, Dante abandonará el Frente y se irá a medrar a otro lado. Convenenciero, vividor y falto de dignidad como es, quizá le quiera vender la media docena de votos de MC a Morena, quizá pacte en lo oscurito con su enconado enemigo Yunes Linares o quizá se lance en solitario por la gubernatura con lo que su partido puede perder hasta el registro.

¿Y qué pasará si Anaya se decide por Dante Delgado para Veracruz?

Uta, no quisiera estar en los zapatos del imberbe queretano.

Si no conoce la ira de Yunes Linares ahí la va a conocer. El nativo de Soledad de Doblado no se anda con fregaderas a la hora de cobrar facturas y si el líder panista no le cumple sufrirá las consecuencias de esa ira.

Yunes Linares es capaz de reventar los mítines de Ricardo en Veracruz. Y eso nada más para empezar.

De ninguna manera tolerará que su enemigo, Dante Delgado, quiera sucederlo en el cargo. En una de esas se alía hasta con el PRI, no tanto para evitar que gane Dante (que no ganará), sino para que Anaya bese el polvo de la derrota en Veracruz.

Es decir, por donde se le mire, las cosas no serán agradables para Ricardo Anaya. A menos que sea Dante Delgado el que ceda, porque ni pensar que eso vaya a suceder con Yunes Linares.

Eso sin contar con la revuelta que le armarán los panistas tradicionales y el bajón de votos que está sufriendo el PAN con la renuncia de Margarita.

Ignoro si la ex primera dama alcance la presidencia como candidata ciudadana; la verdad no lo creo. Pero de lo que sí estoy seguro es que Ricardo Anaya jamás será presidente por dos razones: por ambicioso y por... por... sí, por eso que estás pensando, lector.

bernardogup@hotmail.com

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion