Hora Cero

Luis Romero

0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Entre las malas noticias, una historia de éxito

Entre las malas noticias que se han generado con relación a la entidad veracruzana, pareciera que los habitantes del estado tienen muy pocos motivos para sentirse orgullosos: la pobreza alcanza a más del 60 por ciento de la población; el desempleo afecta cada vez a más personas y cientos de familias resienten dicha situación; son los nuevos pobres, que ahora se ubican en las zonas petroleras.
lunes, 9 de octubre de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Entre las malas noticias que se han generado con relación a la entidad veracruzana, pareciera que los habitantes del estado tienen muy pocos motivos para sentirse orgullosos: la pobreza alcanza a más del 60 por ciento de la población; el desempleo afecta cada vez a más personas y cientos de familias resienten dicha situación; son los nuevos pobres, que ahora se ubican en las zonas petroleras.

La semana pasada, el Instituto Mexicano de la Competitividad, IMCO, reveló que Veracruz es la tercera entidad con los peores números, superando únicamente a Michoacán y la Ciudad de México, en el índice de Información Presupuestan Estatal, que mide los niveles de transparencia.



No es todo: el pasado 21 de septiembre, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública reveló que Veracruz, por enésima ocasión, es uno de los estados con los peores números en materia de incidencia delictiva: en lo que va del año son casi 14 mil robos; cerca de 3 mil lesiones dolosas; más de mil homicidios dolosos; y 119 secuestros.

Pareciera, decía, que hay pocos motivos para que los veracruzanos se sientan orgullosos, dado que las cifras del desempleo, la pobreza y la inseguridad son preocupantes.

No es así: también hay noticias buenas e historias de éxito que son dignas de reproducir; una de ellas fue protagonizada recientemente por un estudiante veracruzano de nivel medio superior.

Se llama Adrián Gasca Tehuintle y estudia en el Colegio de Bachilleres del Estado de Veracruz, Cobaev.

Este joven fue identificado, seleccionado y preparado para participar en el Festival de la Juventud, en su fase regional, en Nogales, zona centro de Veracruz, en el concurso de conocimientos en Biología; ello ocurrió en abril del año pasado, cuando Adrián obtuvo el primer lugar en dicha rama del conocimiento.

Ese resultado le sirvió de trampolín para ir a la fase estatal, donde por su alto desempeño fue seleccionado para la Olimpiada Estatal de Biología, Córdoba, en octubre de 2016.

También obtuvo la medalla de oro, por lo que encabezó a la delegación veracruzana en la fase nacional, en Campeche



Gasca Tehuintle ganó el nacional de Biología y representó a México en la Olimpiada Iberoamericana de esa ciencia, en septiembre pasado en Ponta Delgada, Isla Azores, Portugal, donde logró el tercer lugar y, por consiguiente, la medalla de bronce.

Es un estudiante veracruzano que ha alcanzado niveles de excelencia y que se convirtió no sólo en orgullo para sus padres, Adrián Gasca y María del Socorro Tehuintle, y para su asesora de estudios, la bióloga Enriqueta Rodríguez, sino para todo el sistema educativo estatal, dado que es una historia de éxito que llevó a Veracruz a instancias internacionales.

El caso de Adrián Gasca es útil para comentar que en la entidad veracruzana no todas son malas noticias.

Por cierto, la Dirección General del Bachillerato, instancia federal que depende de la Secretaría de Educación Pública, llevó a efecto de forma reciente la medición del nivel de todos los sistemas estatales de la región; en ese ejercicio, Veracruz no salió mal librado: el Cobaev, a cuyo frente se encuentra Abel Pérez Arciniega, una institución que depende de la Secretaría de Educación de Veracruz, logró ubicarse como la mejor del sureste del país: segundo lugar en Lenguaje y Comunicación; primer lugar en matemáticas; segundo en nivel de aprobación de los estudiantes; primero en eficiencia terminal; y, por si fuera poco, los mejores números en cuanto al abandono; es decir, el Cobaev presenta el nivel de deserción más bajo de toda la región sur-sureste de México.

La institución veracruzana ha innovado en un programa de seguimiento a los estudiantes, que consiste en que los maestros y trabajadores, una vez que detectan una ausencia de alguno de sus estudiantes, acuden a su domicilio para saber el motivo de la falta; todo, a fin de reducir los niveles de deserción y reprobación.

Son casos que nos indican que en Veracruz hay cosas que se hacen bien y existen historias de éxito, como la del joven Adrián Gasca Tehuintle.

@luisromero85

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion