Rafael Arias Hernández

MUTATIS MUTANDIS

0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Nula o mala planeación urbano-regional

Faltan 459 días para que Veracruz logre ser recuperado. Sobresaliente que la Junta de Gobierno valora perfiles y propuestas, así como lo realizado por la comunidad universitaria y sus autoridades, para mantener a flote la UV, en medio de un desastre financiero e institucional estatal generalizado. Justo y objetivo identificar prioridades y problemática, y valorar conocimiento y experiencia, para reanudar el esfuerzo, incorporando propuestas.
lunes, 28 de agosto de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Faltan 459 días para que Veracruz logre ser recuperado.

Sobresaliente que la Junta de Gobierno valora perfiles y propuestas, así como lo realizado por la comunidad universitaria y sus autoridades, para mantener a flote la UV, en medio de un desastre financiero e institucional estatal generalizado.

Justo y objetivo identificar prioridades y problemática, y valorar conocimiento y experiencia, para reanudar el esfuerzo, incorporando propuestas.



En Veracruz. Inocultables recesión económica y desempleo, pobreza y hambre, se agravan con persistentes presiones inflacionarias e inestabilidad en el contexto internacional.

A la crisis de finanzas públicas estatales y municipales, se agrega el aumento de deuda pública, privatizaciones y concesiones a modo.

Ante la opacidad, las preguntas se repiten: ¿de qué tamaño es el daño recibido y cuál es ya, el acumulado? ¿A cuánto asciende el total-total de la deuda pública estatal y municipal? ¿Dónde están los miles de millones de pesos presupuestados y desaparecidos?

La realidad aplasta el patético intento de culpar a los medios de comunicación, de las desastrosas noticias que, en su inmensa mayoría, sobrepasan los pocos e incompletos esfuerzos oficiales.



Imprescindible recordar, que quienes están a cargo, tienen la ineludible responsabilidad de informar y transparentar todo, positivo o negativo; así como garantizar el acceso público a su conocimiento y uso.

No solo lo que los presuntos responsables, en los gobiernos quieran o gusten, les convenga o prefieran.

Del mundo llegan recordatorios, que por acá se quieren minimizar o negar. La inseguridad crece en el país y consecuentemente en todas partes.

Naciones como EEUU advierten o señalan los casos más sobresalientes...por desgracia, Veracruz está en la lista de los más inseguros.

Una luz.....un buen intento.

La realidad muestra la diferencia entre acierto y error, eficiencia e ineptitud, capacidad e incompetencia de los servidores públicos designados y electos.

En el caso de los gobiernos, imparables e inocultables las consecuencias; tarde o temprano, resultan pérdidas y retrocesos, limitaciones y sacrificios.

De muchas formas se resalta y distingue lo hecho, bien o mal; lo pendiente, negado o pospuesto.

Lo bueno también cuenta y cuenta mucho; si no es cuento, simulación y engaño.

En este contexto, permítaseme resaltar una simple y sencilla acción, que aunque es solo el comienzo, muestra una de las muchas formas posibles de atender y prever, bien y a tiempo, el desarrollo urbano regional de Veracruz.

Me refiero a la publicación del decreto del gobierno estatal, para definir e incorporar zonas metropolitanas en Veracruz, mismo que abre o refuerza el camino a la coordinación institucional y el acceso a recursos públicos a los municipios incorporados.

Recomendable la lectura y análisis de dicho decreto, disponible en:

http://187.157.136.23/siga/doc_gaceta.php?id=990.

Habría que resaltar también, como un reconocimiento, que en el esfuerzo han participado y contribuido universitarios, varios investigadores del IIEESES-UV.

Oportuno repetir, que desde hace años, el tema de la nula o mala, insuficiente o inoportuna planeación urbano-regional, ha sido innumerablemente denunciado e igualmente desatendido o ignorado, simulado o distorsionado en muchas partes.

Insistir en señalar y tener presente, que la cuestión urbano-regional requiere, que en todos los casos se consideren, cuando menos cinco aspectos:

Primero. La presencia de una efectiva y creciente participación ciudadana y social.

Segundo. La existencia de un marco jurídico actualizado y funcional, que garantice mecanismos y procedimientos de coordinación y acción de los ámbitos de gobierno federal, estatal y municipal (en algunos casos hasta internacional).

Tercero. Que se cuente con información, estudios, diagnósticos y proyectos viables, pertinentes y suficientes, para atender las necesidades o problemas en cuestión.

Cuarto. Se identifiquen, gestione y obtenga el acceso, a fuentes de recursos públicos y privados, previa determinación y discusión costos y beneficios de las alternativas sujetas a consulta, evaluación y aprobación.

Quinto. Las formas claras y precisas, de integración con otras estrategias, políticas y programas públicos, para su seguimiento y control, fiscalización y evaluación social permanentes.

Preocupa y ocupa, la percepción social creciente de que se gobierna para el inmediatismo, para administrar improvisación y mediocridad, o para sobrellevar los desastres y rezagos ocasionados; también se percibe y reclama, que es frecuente gobernar, para eludir o minimizar (y hasta negar), los problemas no resueltos; o incluso, de plano para sacarles beneficio o ventaja, como en muchos casos de privatizaciones, concesiones y hasta proyectos público-privados.

Razones y pruebas sobran, para asegurar y reclamar, que poco o nada se prevé, se planifica, actualiza y organiza, bien y a tiempo. Situación de mal en peor y a costos y sacrificios sociales en aumento.

Más difícil y complejo, tanto superar o contener, los crecientes e innumerables daños, rezagos y sacrificios; como consolidar o mejorar los pocos aciertos, logros y avances.

Conocida y perjudicial actitud, de simular. Si las leyes en general se consideran letra muerta, o al menos una respetable y añorada buena intención, las relativas a la planeación y programación gubernamental son un buen ejemplo de simulación y falta de cumplimiento de los responsables de cumplirlas y hacerlas cumplir.

Lamentable, el grado de irresponsabilidad oficial y desinterés social, a que se ha llegado. Aunque inconformidades y protestas de la población siguen desatendidas y en aumento.

Las consecuencias se dejan sentir amplia, creciente e intensamente, a través de un sinnúmero de problemas, nuevos y existentes, pero ambos complicándose e incrementando los costos de servicios básicos.

Más limitaciones y sacrificios, de una población creciente, que paga caro la irresponsabilidad y desidia, que impone la administración de la rutina, de la mediocridad burocrática, que en general hacen como que hacen.

Viaje interminable de negligencia a ineficiencia, de falta de solución y previsión, que favorece acciones, operaciones y asentamientos ilícitos; simbiosis creciente de corrupción e impunidad.

PD.-A propósito del tema, este martes 29 de agosto, a las 11hs. en el IIEESES, se presenta el libro publicado por la UV:

Desarrollo Económico Local y Regional de Xalapa, Veracruz, México. Para el año 2020: Propuesta de Autosuficiencia Fundada en una Red Académica.

Su autor, Darío Fabián Hernández González, es un reconocido investigador y docente, durante años preocupado y ocupado en estos temas.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion