0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Seis militares heridos en un atropello deliberado a las afueras de París

La fiscalía antiterrorista investiga el incidente, que las autoridades aún no califican como atentado
miércoles, 9 de agosto de 2017
Por: Agencias
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Un conductor ha lanzado este miércoles su vehículo contra un grupo de militares de la operación antiterrorista en Francia, Sentinelle, desplegados en Levallois-Perret, en las afueras de París.

La fiscalía antiterrorista ha abierto una investigación sobre el incidente, en el que han resultado heridos seis militares, tres de ellos graves aunque no se teme por su vida, según ha confirmado el Ministerio de Defensa.


La Prefectura de la policía sigue buscando activamente al conductor, que huyó tras el atropello. La sección antiterrorista de la fiscalía de París investiga bajo la premisa de una "tentativa de asesinato de personas depositarias de la autoridad pública en relación con un acto terrorista", informa la agencia France Presse.

Pese a los crecientes indicios de que se trata de un atentado, las autoridades francesas se han mostrado muy cautelosas hasta el momento. "La investigación en curso determinará la motivación y circunstancias en las que se ha producido", dijo la ministra de Defensa, Florence Parly, en un comunicado en el que se limitó a condenar un "acto cobarde".

Sin embargo, el alcalde de Levallois-Perret, Patrick Balkany, afirmó desde primera hora que, "sin duda" se trató de un "acto deliberado".


El coche estaba "posicionado" ante las instalaciones habilitadas como cuartel para los militares por la ciudad, en la Plaza de Verdún, y esperó a que los uniformados salieran en grupo para comenzar su patrulla, alrededor de las 8 de la mañana, para lanzarse contra ellos, explicó en entrevista en la cadena BFM TV.

El vehículo, un BMW, esperaba en un callejón cercano y, de pronto, "aceleró de forma fuerte" para arremeter contra los militares. Es una "agresión odiosa contra los militares", insistió más tarde Balkany, que no descartó que su ciudad haya sido elegida puesto que allí tiene su sede la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI), el servicio de espionaje interior francés, ubicado a solo 800 metros del lugar del ataque.

Tampoco el senador de Hauts-de-Seine, donde se ubica el lugar del incidente, considera que este haya sido casual. "No es un accidente de tráfico clásico", dijo Roger Karoutchi.

Algo que se vería reforzado por el lugar donde se produjo el atropello, que dificulta la teoría de que el conductor pudiera perder el control de su vehículo.

El cuartel se encuentra situado frente a un parque en una zona de poco tráfico y el coche del presunto agresor se dirigió hacia los militares en dirección prohibida.

Los militares, que pertenecen al 35 Regimiento de Infantería, fueron inmediatamente hospitalizados, en el caso de los de más gravedad en el centro militar Percy, en la cercana localidad de Clamart.

Las primeras informaciones sobre el atropello coincidieron con la celebración del último consejo de defensa, seguido del de ministros, que celebra el Gobierno de Emmanuel Macron antes de las vacaciones de verano.

El ministro del Interior, Gérard Collomb, y su colega de Defensa, Parly, se trasladaron nada más acabar el consejo de ministros al hospital militar de Bégin donde se encuentran tres de los militares heridos.

La operación Sentinelle fue puesta en marcha en enero de 2015, tras los ataques terroristas contra la revista Charlie Hebdo y un supermercado judío en París.

Unos 7.000 militares forman parte de esta operación vigente en el marco del estado de emergencia en que continúa el país desde hace dos años.

Policías y militares han sido en este tiempo uno de los objetivos preferidos por extremistas.

Los soldados de la operación Sentinelle fueron blanco de agresiones en Niza en febrero de 2015, en Valence (sur) en enero de 2016, en el aeropuerto parisino de Orly en abril de 2015 y en marzo de 2017, y en el museo del Louvre en febrero de 2017.

El pasado sábado, un joven ingresado en un centro psiquiátrico que gozaba de un permiso de salida superó un pórtico de seguridad a los pies de la Torre Eiffel, sacó un cuchillo y empujó a un guardia de seguridad.

Tras su detención dijo haber querido "cometer un atentado contra un militar". El joven ha vuelto a ser puesto bajo vigilancia psiquiátrica.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion