Místicos y Terrenales

Marco Antonio Aguirre Rodríguez

0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
La risa de Duarte estaba justificada, endebles acusaciones de la FGE

El 27 de junio Javier Duarte de Ochoa apareció en su audiencia en Guatemala con una sonrisa de oreja a oreja, que mantuvo todo el tiempo. Ese día le presentaron los cargos que el gobierno del estado de Veracruz le formulaba y por los que pedía su extradición. Todos eran casos menores.
miércoles, 19 de julio de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
El 27 de junio Javier Duarte de Ochoa apareció en su audiencia en Guatemala con una sonrisa de oreja a oreja, que mantuvo todo el tiempo.
Ese día le presentaron los cargos que el gobierno del estado de Veracruz le formulaba y por los que pedía su extradición.
Todos eran casos menores.
Ahora, 18 de julio, una juez federal congeló, de momento, dos órdenes de aprehensión giradas en contra Javier Duarte por los cinco delitos del fuero común que le imputa la Fiscalía General del Estado y que son catalogados como no graves.
Son los mismos casos de los que Javier Duarte se rió en Guatemala.
En la columna de Místicos y Terrenales del 28 de junio (ubicada en https://goo.gl/o2ds8n ) se anotaba que las dos denuncias presentada por la FGE y que se conocieron ese día eran no graves.
La Fiscalía del estado de Veracruz presentó como soporte a su solicitud de extradición de Javier duarte dos procedimientos abiertos en este año, uno por haber utilizado un helicóptero luego de solicitar licencia al cargo de gobernador y haber transferido ilegalmente 220 millones de pesos de una cuenta de la Comisión del Agua del Estado de Veracruz (CAEV) a otra cuenta de la misma institución estatal.
Ambas situaciones se consideran no graves y alcanzan libertad bajo fianza
Eso es raro, muy raro, sobre todo porque la FGEV tiene en su poder 15 carpetas de investigación abiertas en 2016 en contra de Javier Duarte de Ochoa, y que por lo mismo deberían estar mejor sustanciadas.
La PGR informó el 19 de septiembre de 2016 que atrajo dos carpetas de investigación abiertas por la Fiscalía de Veracruz, que implicaban tanto a Javier Duarte como a Vicente Guillermo Benítez González, actual diputado local, ese mismo que ahora ya es un aliado del miyurreinato:
La número FESP/013/2016/1-04, por los delitos de Enriquecimiento Ilícito, Peculado e Incumplimiento del Deber Legal.
La número FESP/216/2016/14-07, por los mismos delitos.
Vicente Benítez se alineó con Mayuli para que no lo investiguen y lo juzguen en Veracruz, pero en lo federa lo más seguro es que la PGR mantendrá las averiguacioes abiertas.
El detalle de las 15 carpetas está en la columna mencionada.
La muestra de lo leve de las demandas que presentó la FGE es que éste martes 18 de julio, la juzgadora Sandra Leticia Robledo Magaña, titular del Juzgado Primero de Distrito en Amparo Penal de la Ciudad de México, admitió a trámite la demanda de amparo 614/2017 presentada a nombre de Javier Duarte de Ochoa, la tarde de este lunes, tras su llegada a México.
Los abogados del exgobernador buscan el amparo en contra de las órdenes de aprehensión libradas por el Juez de Control del Juzgado de Proceso y Procedimiento Penal Oral del Distrito XI Judicial de Xalapa, en las causas penales 38/2017 y 56/2017.
En dichas causas se investiga a Javier Duarte por los delitos de abuso de autoridad, incumplimiento de un deber legal, peculado, tráfico de influencia y coalición.
Por eso Javier Duarte se reía tanto en Guatemala.
Porque ninguno es considerado grave.
Y por eso es que también su equipo de abogados lo primero que atacaron fueron las acusaciones de la FGE de Veracruz, por ser las más endebles y las más fáciles de eliminar.
Los abogados seguirán una estrategia en la que jugarán también con lo mediático, buscando crear una aureola de casos mal sustentados e incluso hasta de acusaciones amañadas y con tintes políticos.
Si le ganan a la FGE de Veracruz crearan esa imagen.
Y con lo endeble que se ha mostrado Jorge Winckler en el armado de sus casos, es muy probable que pierda terreno ante los embates de los representantes de Javier Duarte y finalmente hasta los casos.
Cuando eso ocurra será un golpe terrible para la imagen de Miguel Ángel Yunes, porque se mostrará que ni siquiera su principal promesa de campaña la pudo cumplir.
En el caso federal la situación no es muy distinta, pues la PGR está obligada a armar y acusar con todo sustento y soporte, para que Javier Duarte sea encarcelado por mucho tiempo, sentenciado sobre todo por los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada, que no alcanzan fianza.
El caso de Javier Duarte, se ha vuelto denotativo en el mundo de la capacidad que tenga el gobierno mexicano para armar y soportar casos de este tipo e ir eliminando la visión de impunidad hacia la corrupción y la delincuencia.
La PGR sí tiene elementos con que soportar sus demandas, pues tan sólo la Auditoría Superior de la Federación, estima que de 2010 a 2015 el gobierno de Duarte desvió más de 45,000 millones de pesos mediante empresas fantasma.
Es la mayor cifra de irregularidades acumulada por cualquier gobierno estatal (o de cualquier tipo) desde que la ASF lleva un registro.
El caso de Javier Duarte también tiene la característica de que pondrá a prueba el nuevo sistema de justicia acusatorio en México, vigente desde junio del año pasado (con las audiencias orales en vez de los expedientes escritos) y requisitos más rigurosos para la recopilación de pruebas y el peritaje.
Duarte de Ochoa es solo uno de los trece gobernadores que están siendo investigados por diversos cargos de corrupción por la PGR, pero es el emblemático a nivel mundial de la alta corrupción que se ha tenido en México.
No será fácil.
Pero desde ahora es triste ver como la FGE de Veracruz puede ser la primera en caer en las batallas legales que vendrán.
Ojalá que no. Ojalá que si puedan armar bien sus acusaciones hoy rampolanas y que las conviertan en las armas adecuadas de una batalla legal difícil, para que por lo menos por esas acusaciones lo declaren culpable.
Los terrenales no queremos espectáculo, queremos justicia.
Ojalá que la Fiscalía gane, ojalá que no sea la primera en caer.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion