0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Morir poquito a poco

En México nos están matando. Mujeres, hombres, familias, niños, niñas, periodistas, defensores y defensoras de derechos humanos ¿Cuándo comenzamos a caer como moscas? ¿Por qué nombrarme en ese colectivo si aquí sigo, viva y escribiendo? Porque con cada asesinato todo México se muere un poco. Hay quienes están más conscientes de ello y hay quienes siguen viviendo sin querer darse cuenta.
martes, 16 de mayo de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
En México nos están matando. Mujeres, hombres, familias, niños, niñas, periodistas, defensores y defensoras de derechos humanos ¿Cuándo comenzamos a caer como moscas? ¿Por qué nombrarme en ese colectivo si aquí sigo, viva y escribiendo? Porque con cada asesinato todo México se muere un poco.

Hay quienes están más conscientes de ello y hay quienes siguen viviendo sin querer darse cuenta.

Nuestro país siempre ha sido un país violento; pero este infierno que vivimos sólo necesitaba un empujón y ése se lo dio el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa.

Que nadie lo olvide. Él, en un momento de frenesí de macho bravucón, declaró la guerra al narcotráfico y con esa declaración _hecha vaya a saberse bajo qué circunstancias_ se abrió una puerta por la que salió el lado más oscuro, terrible y temido del país que poco a poco se había estado creando desde administraciones anteriores.

Un país que dejó de apostar por la educación porque lo que importa es la formación de mano de obra barata, que no se queje ni conozca sus derechos.

Un país que volvió religión la corrupción y enseñó a sus nuevas generaciones a encomendarse a la palanca y a la charola.

Un país que deja pasar indulgentemente contenidos de extrema violencia en los medios de comunicación que consumen cientos de jóvenes, niñas y niños, en los que la violencia hacia grupos de personas precarizadas en sus derechos, son lo normal.

Un país que ve con devoción la existencia de grupos criminales en sus eternas y encarnizadas peleas, de los cuales se escriben canciones y series de televisión que les exhiben como héroes y heroínas con alma.

Un país insensibilizado al que la indignación le resulta un concepto muy lejano y ajeno.

Como en caldo de cultivo, la violencia germinó y esparció sus flores negras por todo el país: ejecuciones, secuestros, desapariciones, feminicidios, trata de personas, asesinatos sumarios, sicariato, muerte a gran escala.

Muerte que no se puede ignorar aunque se piense que sí.

El clima enrarecido que flota en nuestro país desde hace varios años nos afecta a quienes aquí vivimos, lo queramos o no, tengamos o no cercana a una persona que haya sido víctima de la violencia desatada.

Tal vez sólo cuando la dignidad se haga costumbre, podremos ir vislumbrando la salida del túnel. Mientras tanto, en este país, aunque sigamos respirando, la verdad es que cada día nos morimos poquito a poco.

 

Comentarios

  • Chairismo clásico y puro (por su fuera poco, emanado del PRI): "Fue Calderón!"
    por Yadira Hidalgo, 17/05/2017 12:47
    DesaprueboApruebo
    +0

    Porque antes de él (Y de Fox y del PAN) estábamos a toda madre. Porque no importa si confundimos causa y consecuencia, gimnasia y magnesia, siempre tendremos al espurio para vaciar en él nuestras frustraciones y fobias.

    Porque antes de que Calderón se robara la elección, nuestros cárteles eran inocentes comerciantes que, de pronto, de la nada, recibieron la epifanía e inauguraron brazos armados que pronto aprendieron a matar y descuartizar y violar y secuestrar.

    Porque quién sabe en qué circunstancias -¿etílicas?- tomó la decisión de iniciar una guerra en contra de estos pobrecitos comerciantes; y porque , aunque ya hayan pasado casi 5 años de que se fue de la presidencia, sigue, fusil en mano, matando a inocentes narcos, sicarios, secuestradores, extorsionadores y zetas, yés, equis demás letras del abecedario.

    Porque el dogma, por muy buena onda que se vista, también es ignorancia; sin importar cuantas veces te obligue a repetirlo tu pastor, ¿Morena o Moreira?

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Columnas Anteriores