PROSA APRISA

Arturo Reyes Isidoro

0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
El infierno que viene

Si alguien piensa que el momento político que está viviendo el yunismo azul en el Congreso local es lo peor que le puede pasar, es que no tiene puesto los ojos en el futuro casi inmediato. Al contrario, lo del fiscal Jorge Winckler apenas es el comienzo de lo que viene, un verdadero infierno para el grupo en el poder en Palacio, aunque, creo, no necesariamente para el panismo de cepa.
jueves, 11 de mayo de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Si alguien piensa que el momento político que está viviendo el yunismo azul en el Congreso local es lo peor que le puede pasar, es que no tiene puesto los ojos en el futuro casi inmediato.
Al contrario, lo del fiscal Jorge Winckler apenas es el comienzo de lo que viene, un verdadero infierno para el grupo en el poder en Palacio, aunque, creo, no necesariamente para el panismo de cepa.
Lo que ocurrió el martes vislumbró ya el rumbo que habrán de tomar las cosas a partir de septiembre cuando por ley asuma la Junta de Coordinación Política (Jucopo) el Grupo Legislativo Morena.
El poder del PAN en el Poder Legislativo tiene fecha de caducidad: 31 de agosto.
De acuerdo a la normatividad y por el número de diputaciones que obtuvo cada partido en la pasada elección, el control de la Jucopo se repartió entre tres: diez meses para el PAN, ocho para Morena y seis para el PRI.
El periodo de los blanquiazules empezó a correr a partir de noviembre, de tal forma que el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares tiene sólo tres meses y medio para presentar iniciativas e intentar sacarlas adelante con el apoyo de su bancada.
Aunque, como ya se vio cuando se atoró su intento de que le aprobaran la reestructuración de la deuda, y ahora que está en riesgo la caída del fiscal Jorge Winckler, con el puro voto de los suyos no le alcanza, y tiene a todos los demás en contra, que hacen mayoría.
Hasta donde "Prosa aprisa" tiene información de primera mano, los morenos vienen con todo y por todo; no sólo quieren los mangos sino también la finca entera y el próximo 1 de septiembre van a entrar caminando para posicionarse de ella.
Digo que van a tomar la finca entera porque desde ahora se preparan ya para tomar bajo su control las tres áreas claves: finanzas, tesorería y nóminas, aparte del control político porque se harán también de la presidencia de la Mesa Directiva.
Que se cepa, no harán concesiones a los panistas, como éstos no las hicieron con ellos, como por ejemplo cuando no les concedieron la Secretaría General del Congreso que solicitaban y peleaban.

Los dejaron sin nada, chiflando y en la loma.
De tal forma que habrá corredera de gente, de funcionarios y empleados afines al grupo panista que tiene ahora el control administrativo.

Los morenos ya capacitan a los suyos para que tomen los bártulos en septiembre.
Al turno que le tocará a Morena para tomar la Jucopo se agrega el enfrentamiento abierto y sin cuartel que existe entre el gobernador panista Yunes Linares y el dirigente nacional de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador.
O sea, no se ve cómo pudiera haber un entendimiento, una negociación y un acuerdo entre el grupo en el poder que despacha en el Palacio de Gobierno y el grupo opositor de izquierda que llegará por primera vez en la historia de Veracruz al Poder Legislativo.

Nos esperan intensos e interesantes días inéditos en la vida política del Estado.
Pero la mala racha para el yunismo no terminará ahí porque en el último tramo de la corta gestión legislativa, los últimos seis meses estarán bajo control del grupo legislativo del PRI, que tampoco hará concesiones buscando restarle fuerza al grupo ahora en el poder para intentar hacerse de nuevo con la gubernatura.
Por primera vez hay verdadera y total oposición
Pero el broncón que detonó Winckler con su ligereza para actuar logró que por primera vez en la historia política del Estado se diera una verdadera y total oposición.
El Fiscal, ahora sí literalmente, logró la unidad de las fracciones legislativas, con excepción de la de su partido, ¡pero en su contra! y de paso las puso en contra del gobernador.

Eso es lo que provocó su irresponsabilidad declarativa.
Todavía Yunes Linares logró convencer en marzo pasado a quienes se oponían a su petición para que le autorizaran la reestructuración de la deuda, que en un primer intento le habían frenado.
Esta vez no estuvieron dispuestos a ceder.

En realidad, desde el mismo 3 de mayo cuando el fiscal Winckler los llamó "bola de corruptos" (incluyó a los locales y a los federales, sin hacer ninguna excepción), aunque ese mismo día más tarde se disculpó, los priistas, perredistas, morenistas y mixtos tomaron una decisión: irían por su cabeza.
Ya no soltaron el tema y comenzaron un discreto cabildeo.

Prácticamente desde el miércoles pasado tenían acordado que promoverían juicio político en contra del Fiscal.
Creo que otra consecuencia de la verborrea de Winckler fue haber propiciado que los opositores de su jefe salvaran sus diferencias y se unieran formando un solo bloque, pero que además se dieran cuenta, comprobaran que unidos jamás serán vencidos, y pusieron al propio Fiscal en la guillotina.
Juega también el interés
Además, la unidad ahora de perredistas, morenos, priistas y mixtos es también por interés futuro.
Morenos y priistas tienen sólo un gran objetivo: sacar al PAN, o al yunismo, que no son lo mismo, del Palacio de Gobierno.

Los primeros tienen ahora más la posibilidad que los segundos de lograrlo.
Perredistas y mixtos -no se olvide que son políticos- se irán con el ganador.
Virtudes y pecados políticos aparte del perredista Sergio "Checo" Rodríguez Cortés, me tiene sorprendido su olfato político y su habilidad (experiencia le sobra) para acomodarse a las circunstancias.
En diciembre pasado cuando me invitó a desayunar y hablamos largo y tendido, no me quedó duda que era un hombre curtido en las buenas y las malas artes de la política.

Eso me explicó su sobrevivencia, con éxito, en la selva llena de trampas y peligros en la que se mueve.
La lógica indicaría que él debería estar apoyando con todo al yunismo, supuesto que su partido, el PRD, tiene alianza con el gobernador.

Pero él, con mucha inteligencia, le tomó la palabra al gobernante de que respetaría la autonomía del Poder Legislativo, lo que le sirve ahora para justificar su actitud.
Creo que Checo Rodríguez está viendo para adelante con mucha claridad: Morena se fortalecerá y hasta podría ganar la gubernatura y para nada me extrañaría que terminara en esas filas o como su aliado.

Por lo pronto, a partir de septiembre se tendrá que entender, como presidente de la comisión de Hacienda del Estado, clave en el Congreso, con el nuevo presidente de la Junta de Coordinación Política, Amado Cruz Malpica.
Pero al priismo también le conviene el amasiato con los morenos, sobre todo para enfrentar con fuerza a quien consideran un enemigo político natural, más cuando no tienen ni la fuerza, ni los recursos, ni el poder que siempre detentaron.

Necesitan un aliado fuerte y Morena lo es.
El panismo no es el yunismo
Con un detalle más: el panismo de cepa, los panistas panistas, no ven con confianza al gobernador y nunca han descartado que si pudiera les quitaría el control de la dirigencia estatal.

Saben bien que por eso negoció con ellos y les clavó al Secretario General, Carlos Alberto Valenzuela González.
Por eso tienen sus filas cerradas junto con un importante grupo de diputados locales de su partido, y no sería nada raro que con tal de hacer a un lado a quien representa un peligro para sus intereses políticos, terminaran negociando con los ahora opositores que se han fortalecido.
Necesita un buen negociador
El panorama, pues, no es nada halagador para el gobernador Yunes Linares y su grupo.
Ante lo que está pasando y lo que viene, está necesitado, le urge un cabildero y negociador tan o más cabrón que Sergio Rodríguez Cortés, de primera, no sólo para transitar lo que le resta de su gobierno con vientos favorables, sino para tratar de sacar adelante su proyecto político de tal forma que su hijo Miguel Ángel lo pueda suceder.
Le urge además porque en una de esas el PRD termina pactando con Andrés Manuel López Obrador para la sucesión presidencial en 2018 y rompe con el PAN, y entonces se quedaría también sin lo que queda del PRD en Veracruz.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion