0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
La diabetes y la obesidad colapsan el sistema de salud

En México se reportan 7 millones de personas con diabetes, pero sólo la cuarta parte tiene un control metabólico. Los pacientes apuestan, por pobreza o ignorancia, a una muerte lenta y silenciosa.
miércoles, 16 de noviembre de 2016
Por: Agencias
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
La diabetes y la obesidad se han convertido en el paradigma del fracaso de las políticas públicas en materia de salud en México. El sistema sanitario amenaza con colapsar.

Apenas este lunes, la Secretaría de Salud (SS) a nivel federal emitió una emergencia sanitaria -la primera en la historia por enfermedades no infecciosas- a causa de los índices que registran estos dos padecimientos.

En el marco del Día Mundial de la Diabetes, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la SS, Pablo Kuri Morales, informó que en México se reportan siete millones de personas que padecen diabetes, pero solamente la cuarta parte tiene un control metabólico.

Los pacientes apuestan, por pobreza o por ignorancia, a una muerte lenta y silenciosa.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), dadas a conocer este mismo lunes, en 2015 murieron por esta causa 98 mil 450 personas; solo de un año a otro se sumaron cuatro mil muertes.

Se ha estimado que la esperanza de vida de individuos con diabetes se reduce hasta entre 5 y 10 años.

Kuri Morales recordó que la diabetes está directamente relacionada al sobrepeso y a la obesidad. Y aquí está el verdadero problema: 7 de cada 10 adultos del país (55 millones de mexicanos) y tres de cada 10 niños tienen este problema.

Esta situación, dijo, se estuvo incubando a lo largo de 3 o 4 décadas al menos; por ello, el plan contingente no tiene como meta inicial la eliminación de la obesidad o disminuirla, sino detener el incremento.

Debemos recordar que hay tres tipos de diabetes que son Mellitus tipo 1, Mellitus tipo 2, y Gestacional; la Mellitus tipo 2 representa cerca del 90% de los casos a nivel mundial y es ocasionada por la utilización ineficaz de la insulina.

La declaratoria tiene carácter nacional e incluye a todas las dependencias de los tres niveles de gobierno. Buscará apuntalar las acciones de la Estrategia Nacional para la Prevención del Sobrepeso, Obesidad y Diabetes, lanzada el 31 de octubre de 2013, en sus tres pilares: salud pública, atención médica y regulación y política fiscal.

Fracasa el combate a diabetes y obesidad: ASA

La estrategia de combate a la obesidad y la diabetes, que en distintos momentos ha anunciado el presidente Enrique Peña Nieto desde hace cuatro años, fracasó debido a la "fragmentación institucional", la ausencia de una política pública clara, la multiplicación de programas y la deficiente aplicación de recursos, acusa la Alianza por la Salud Alimentaria.

Con base en un estudio que realizó la consultoría Probatio, y publicado por la revista Proceso, la organización planteó la necesidad de crear una política pública rectora "transversal" y "federal" regida por un programa presupuestario único.

Ello, aseveró, permitirá combatir eficientemente la epidemia más mortal y onerosa de México, pues cada año mueren 96 mil personas de diabetes y los costos asociados con la obesidad se elevarían a 150 mil millones de pesos en 2017, según el documento.

La organización observó que en los últimos dos años la administración redujo en 5 mil millones de pesos el presupuesto asignado a los programas relacionados con la prevención de la obesidad, el sobrepeso y las enfermedades no transmisibles, al pasar de 27 mil 496 millones de pesos en 2014 a 22 mil 722 millones para el próximo año.

Según la consultora, el gobierno federal recaudó 21 mil 394 millones de pesos a través del Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) sobre los refrescos, pero no se sabe exactamente en qué se erogó ese monto.

Desde la entrada en vigor del nuevo impuesto, organizaciones de la sociedad civil -sobre todo la Alianza por la Salud Alimentaria- han exigido que la totalidad del dinero recaudado se destine a acciones de prevención y de acceso al agua potable.

Pablo Antonio Kuri Morales, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, en entrevista con la misma revista Proceso, reconoció la necesidad de destinar el dinero recaudado por el impuesto al combate contra la obesidad y la diabetes, ya que los costos derivados de esta epidemia podrían rebasar en un futuro próximo las capacidades del sistema mexicano de salud.

El documento señala que "existe una dificultad para ubicar el monto específico que en el presupuesto se destina a acciones de prevención", pues se diluye en 12 programas presupuestarios operados por cinco secretarías y dependencias federales lo que, según la organización, "hace evidente la necesidad de contar con una política rectora para la prevención del sobrepeso y la obesidad".

La creación de un programa presupuestario único, basado en una Ley General para el Control y la Prevención del Sobrepeso y la Obesidad contribuiría a que el Estado mexicano "asuma su papel de rectoría y encuadre las acciones de prevención y control del sobrepeso y de la obesidad en México en una política coherente", sostuvo la Alianza.

La organización también solicitó la creación de una instancia conformada por expertos en tema de salud, académicos e integrantes de la sociedad civil "libres de conflictos de interés" -en referencia a la penetración de la industria refresquera en grupos científicos-, cuya misión consistiría en realizar un diagnóstico preciso sobre la problemática y diseñar políticas públicas para combatir la obesidad y la diabetes.

Ante el evidente fracaso de ambas iniciativas, el gobierno federal ha tenido que emitir una emergencia sanitaria nunca antes vista.

Crece gasto millonario de gobierno y pacientes

La diabetes en México representa un alto impacto económico tanto para el gobierno como para las familias, por todas las consideraciones epidemiológicas, económicas y organizacionales y la inequidad en el acceso a salud.

La enfermedad implica altos costos, así como un serio impacto a la productividad perdida por muerte prematura y discapacidad, temporal o permanente.

Según el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), los costos sociales de la diabetes asociada al sobrepeso y la obesidad en el país ascienden a más de 85 mil millones de pesos al año.

Además, datos de la Federación Internacional de Diabetes (IDF, por sus siglas en inglés) divulgados en 2013 detallan que el 12 % del gasto mundial en salud se destina a la diabetes.

En la región de Norteamérica y el Caribe fue donde se gastó más presupuesto de salud gracias a este padecimiento, pues en él se invirtieron 263 mil millones de dólares.

Aunque depende del tipo de padecimiento y en qué etapa se encuentre, un mal como la diabetes puede afectar severamente a las finanzas del enfermo y su familia.

El fenómeno es cada vez más complejo. A pesar de su creciente incidencia, los mexicanos no están preparados para afrontar la enfermedad.

De acuerdo con la doctora Gabriela Allard Taboada, presidenta de la Asociación Mexicana de Diabetes, esta enfermedad representa el 1 % del PIB del país.

Un gran porcentaje de personas de escasos recursos "no tiene para el auto monitoreo, que es básico", afirmó, pues un glucómetro tiene un costo aproximado de 400 pesos (de los más baratos) y auto monitorearse cuesta cerca de 500 pesos mensuales (debido al precio de las tiras reactivas y lancetas para medir la glucosa).

Y es que medicarse y auto monitorearse no es todo lo que un diabético debe hacer para llevar un control adecuado de su enfermedad; también tiene que realizarse una serie de estudios de laboratorio, por lo menos cada tres meses, y chequeos integrales (oftalmólogo, podólogo, odontólogo y nutrición), por lo que su gasto anual, entre medicamentos, auto monitoreo, revisiones y estudios de laboratorio, ronda los 40 mil pesos, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Diabetes.

Ya que este padecimiento también puede causar otras enfermedades como hipertensión, ceguera, insuficiencia renal, infartos y amputaciones, los costos varían dependiendo cada caso

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, del total de personas que se identificaron como diabéticas en el estudio, 16 % (poco más de un millón) son del grupo que reportan no contar con protección en salud, en tanto que 42 % (2.7 millones) son derechohabientes del IMSS y 12 % (800 mil) de otras instituciones de seguridad social.

Asimismo, del total de diabéticos diagnosticados, 14.2 % (poco más de 900 mil), aseguraron no haber acudido al médico para el control de la diabetes en los 12 meses previos a la entrevista.

Mientras que 27.5 % de los diabéticos que no cuentan con protección en salud (cerca de 280 mil personas) no se atendieron por lo menos durante un año.

Hay 15.5 millones de personas que sufren esta enfermedad en América Latina y 7.6 millones en México, de las cuales, ocurren más de 87 mil muertes al año, según cifras de Doctoralia México, portal de profesionales de la medicina en México.

"Todas las enfermedades son importantes, pero la diabetes y sus principales factores de riesgo son una verdadera emergencia de salud pública ya que ponen en riesgo la viabilidad del sistema de salud", señala la encuesta de salud.

La emergencia sanitaria, el último recurso

Este lunes, ante la alta prevalencia de la diabetes entre la población adulta de nuestro país detonó la primera emergencia epidemiológica relacionada con padecimientos no contagiosos.

La última emergencia fue decretada por el virus de la influenza en 2009.

La diabetes y la obesidad ya son motivo de acciones emergentes que tratarán, primero, de contener el incremento de estos males, para después, en algún tiempo, tratar de reducir su presencia en la población del país.

En conferencia de prensa, el subsecretario Pablo Kuri Morales señaló que ésta es la primera vez en la historia del país que se emite una declaratoria de emergencia sanitaria por una enfermedad crónica.

Esta decisión tiene base en datos de la Encuesta Nacional de Salud 2012, cuando se detectaron 6.4 millones de diabéticos, aunque a la fecha la cifra puede ser mucho mayor, prácticamente el doble, por los casos no diagnosticados y el alarmante incremento en los niveles de obesidad y sobrepeso.

La emergencia quedará vigente por lo menos hasta el cierre de la presente administración. Hasta entonces se podrán medir los primeros resultados.

Se estima que 25 por ciento de los pacientes diabéticos están adecuadamente controlados con atención médica; se buscará incrementar esta cifra a 40 por ciento del total de enfermos diabéticos.

Una tarea de primer orden es encontrar a quienes aún no saben que están enfermos y diagnosticarlos en el primer nivel de atención médica.

Asimismo, se contempla capacitación de todo el personal médico, enfermeras y trabajadoras sociales, para que sepan detectar estos casos y canalizarlos de inmediato al médico.

"Una persona con diabetes es una falla para el sistema. La mayoría de pacientes llega ya con la enfermedad avanzada. Invertimos el 70% en atención curativa; hay que darle la vuelta a la pirámide y centrar el gasto en la parte preventiva", dijo el funcionario en entrevista con el diario español El País.

"Vamos a anunciar un plan integral. De momento ya hemos quitado a 200 mil niños el azúcar saturado y el sodio, y hemos integrado a 6.6 millones de jóvenes de entre 15 y 23 años, que aún no son un grupo de riesgo, en un sistema por el que dos veces al año acuden a la cita de prevención de riegos."

Como consecuencia de esta declaratoria, se implementará una estrategia para reforzar las acciones que permitan detectar y prevenir la diabetes y la obesidad.

El principal objetivo es incrementar el control metabólico de los diabéticos para llegar a una atención entre 35 % y 40 %, pues en México se presenta el grave problema de que alrededor de la mitad de las personas que han sido detectados con diabetes deja de ir a su consulta de control.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion