0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Las cinco posturas para tener más orgasmos

Agrandar
Te encanta tener sexo con tu pareja, de eso no hay duda, pero últimamente ¿no llegas al orgasmo? Posiblemente la causa no sea un problema de conexión sino de posición.
sábado, 21 de mayo de 2016
Por: Agencias
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Te encanta tener sexo con tu pareja, de eso no hay duda, pero últimamente ¿no llegas al orgasmo? Posiblemente la causa no sea un problema de conexión sino de posición.

Es primordial conocer las posturas correctas cuando se tiene sexo, ya que son uno de los principales marcadores del placer.

Si bien no tiene nada de malo realizar las posturas habituales, tampoco lo es intentar nuevas. ¿Qué tal si rompes un poco con la rutina y pruebas con nuevas posiciones que te hagan tener orgasmos como nunca imaginaste?

Para ayudarte a lograrlo, a continuación te recomendamos las siguientes cinco posturas.

El trono del rey o silla del amor: él se sienta sobre la cama o una silla mientras la mujer se sienta encima y le da la espalda. De esta manera, ella podrá realizar más fácilmente el movimiento y él podrá dirigirla arqueando su espalda.

Para aumentar la excitación, estimulen los pezones.

La cuchara o la llave para dormir: es ideal por si se está embarazada. Para hacerla, el hombre se acuesta de lado detrás de ella y la mujer dobla las rodillas hacia su pareja haciendo fuerza sobre la espalda para facilitar la penetración.

La niñera o el vuelo de la libélula: así obtendrás el sexo oral más frenético y excitante. Uno se acuesta sobre la cama mientras que el otro se pone de rodillas y pone sus genitales sobre los labios.

Al momento del oral, intenta moverte como si tuvieran el coito. Verás que enloquecerás.

La cascada o el aturdimiento: el hombre se acuesta medio cuerpo sobre la cama o sofá y la otra mitad sobre el piso. Posteriormente la mujer se coloca encima como si fuera una vaquera que toma las riendas.

El gato o coito felino: es la postura ideal para estimular el clítoris mientras se penetra. Colóquense como si fuera la del misionero, pero en lugar de estar totalmente rectos, ella debe doblar sus pernas con las caderas apuntando hacia arriba mientras él se desliza suavemente.

Hagan que la penetración sea con movimientos circulares.